.............

sábado, 26 de noviembre de 2011

Se viene una dieta doble

Nadie inicia una dieta si no tiene un motivo para hacerla. Bajar de peso, es un buen motivo si lo asociamos a un mejor estado físico como para subir y bajar escaleras diariamente. Tambien podemos iniciar una dieta para controlar, por ejemplo, una hipertensión. El problema es que yo más o menos llevo una dieta, no estricta, pero sí muy sana. El problema es que deberé al parecer, doblar los esfuerzos para reducir mi aspecto físico si no quiero ser nuevamente comparado con un personaje, símbolo de los obesos, como me sucedió unos días atrás.
Avancé por el pasillo del bus y quise sentarme en un asiento desocupado que estaba al lado de la ventana. Al lado, en el asiento que da al pasillo, una mamá con su pequeño retoño de 4 o 5 años. El chico al verme exclamó : "Mamá! se va a sentar el Sr. Barriga!!
Sonriendo, pedí permiso y durante unos 30 minutos del viaje soporté las gracias del pequeño como contornearse, patalear, revolcarse, gritar y otras diabluras que su madre soportaba con estoicismo o con la calma propia de las nuevas mamás : que haga lo que quiera. Al llegar a mi destino, pedí permiso y el chico nuevamente exclamó : "Mamá! se va a bajar el Sr. Barriga!"
Esta vez alcancé a escuchar los retos de su madre pero también pequeñas risas de algunos pasajeros. Descendí riendo del bus y luego de grandes bromas y risas familiares, me hice el propósito de comenzar prontamente una dieta extra.

jueves, 3 de noviembre de 2011

¡ Ármelo Usted mismo !

Eso fue lo que hice cuando decidimos con mi esposa armar el nuevo closet aprovechando el largo y reciente fin de semana. El mueble venía en dos cajas que ocupaban tan solo un reducido espacio y las piezas que venían muy compactas y ordenadas, al ser separadas invadieron por completo el living comedor antes de seguir su armado en la pieza de destino. La mesa se llenó de pocillos para dejar en cada uno tornillos de diferentes medidas, tarugos y otros tantos minúsculos accesorios. Para reconocerlos hubo que identificarlos con la "clarísima" clasificación que entregaba el "manual para una armado fácil". Paso a paso seguimos las instrucciones : Inserte tornillo BJK-03 en pieza R-402 , uniendo los extremos de las piezas C-23 y D-34. Fácil, ¿verdad? Apoyando la pieza de madera con ambos piés, la mano izquierda sosteniendo el ensamble y la mano derecha con el tornillo adecuado descubrí en más de una oportunidad que el atornillador estaba a más de dos metros y que debía rehacer todo el ensamble que tanto trabajo me había costado. Eso sin contar las ocasiones en que puesta la pieza descubría con gran pesar que no era la pieza adecuada y había que despegar y destornillar. Fue un domingo trabajoso.Y el manual que aseguraba un rápido armado, me felicitaba por haber hecho una buena elección!! Tras varias horas de trabajo logré armar totalmente el mueble y ya no quiero saber nada de "Hágalo Ud. mismo" o "Ármelo Ud mismo". Me acosté rendido, el cuerpo adolorido y la mente pensando que hacer con las piezas y tornillos que me sobraron. ¿Las usaré en otro mueble? Por lo pronto no lo creo.