.............

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Castigo en el Centro Médico

Llegué con tiempo a la cita médica agendada y me senté en uno de los tantos asientos dispuestos en hileras que hay en todo centro médico. Esperé pacientemente y estuve cómodo hasta que dos pequeños, de unos 6-7 años, se empecinaron en pasar corriendo una y otra vez, por entre las hileras de asientos, golpeando al pasar las piernas de las personas, que en su gran mayoría eran adultos mayores. Que pasen una vez, dos veces uno lo entiende, son niños; pero ya más comienza a ser molesto y empiezo a preguntarme dónde están los padres de estos chicos, que no ven que su juego infantil molesta a las personas? ¿Ya no se les enseña a los niños a jugar sin molestar a otros, o a saber que una sala de espera no es un campo de juego? Me molesta ver a esos padres que no se preocupan de sus hijos y que los dejan vagar libremente prácticamente olvidándose de ellos. Al cruzar un pequeño por entre mis piernas, lo tomo del brazo y en tono cariñoso le digo : "cuidado, que te puedes caer". Su padre, me ve, reacciona muy enojado, reta al niño y se lo lleva de una oreja provocando el llanto del pequeño. ¿Por qué reaccionó así, si nunca le llamó la atención antes? Me dió pena por el niño... Lo siento, pequeño.
Para aumentar ponga el mouse sobre la imagen

2 comentarios:

Doris T. dijo...

Esa situación ya es tan común que no hay lugar público,
parques, tiendas o pasillos de mall en donde no la veamos,
Otra generación de papás.

Anónimo dijo...

Quizás habría que haberse llevado de una oreja al papá.
Jajaja